Blogia
taller de historia regional

Fernand Braudel: La historia sin sujeto

Fernand Braudel: La historia sin sujeto

El Catoblepas número 4 • junio 2002 • página 1, revista crítica del preente

(Lectura para los alumnos de Cs. SOCIALES 1 Fac de Educación) y de HISTORIA ANDINA

Comprender , la duranción corta, duración media y larga duración.
Fernand Braudel (1902-1985):la Historia sin sujeto

Enrique Moradiellos García

En el centenario del nacimiento del historiador francés se analiza su influencia, y la presencia de su obra en el ámbito hispánico

 A pesar de que los fundamentos de la llamada «escuela de la revista Annales d’histoire économique et sociale» fueron colocados en 1929 por Marc Bloch (1886-1944) y Lucien Febvre (1878-1956), el verdadero triunfo de la misma sólo tuvo lugar a partir de 1945, una vez lograda la victoria incondicional de las potencias aliadas en la Segunda Guerra Mundial. Y en ese triunfo incontestable le cupo un protagonismo esencial al modernista Fernand Braudel, cuyo centenario de nacimiento se está conmemorando en este año del 2002. Con el subtítulo de la revista transformado en Annales. Economies, Sociétés, Civilisations y convertido en su director a la muerte de Febvre, Fernand Braudel consiguió que su modo de entender la práctica de la historia se generalizara en las universidades francesas y se exportara a buen número de países europeos (entre los que se encontraba España) y extraeuropeos (notablemente, América Latina).

Los títulos de Braudel para asumir ese cargo y herencia eran más que notables. Desde la publicación de La Méditerranée et le monde méditerranéen à l’époque de Philippe II (1949) había sido el sistematizador del «modelo ecológico-demográfico» que caracterizaría durante muchos años el trabajo de los integrantes y colaboradores de Annales. En su obra, Braudel estudiaba ese amplio espacio geográfico en la segunda mitad del siglo XVI atendiendo a tres tiempos y niveles distintos: la «larga duración» de la «estructura» («ciertos marcos geográficos, ciertas realidades biológicas, ciertos límites de productividad, y hasta determinadas coacciones espirituales»); el tiempo «medio» de la «coyuntura» («una curva de precios, una progresión demográfica, el movimiento de salarios, las variaciones de la tasa de interés») y el tiempo «corto» del «acontecimiento» (la historia «episódica» del «individuo», la historia «evenemencial» !!). Esa jerarquía de tiempos y planos tendía, por su propia naturaleza, a privilegiar el estudio de los dos primeros órdenes, a practicar una «historia estructural» o «coyuntural», y a despreciar y minusvalorar la «historia episódica» de «individuos y acontecimientos». Las propias metáforas naturalistas utilizadas por Braudel para definir los acontecimientos acentuaban esa menor consideración y ponderación: se trataba de meras «espumas», «crestas de ola que animan superficialmente el potente movimiento respiratorio de una masa oceánica», «destellos luminosos que atraviesan la Historia», «olas que alzan las mareas en su potente movimiento».

En gran medida, la concepción de Braudel de un tiempo virtualmente estacionario, semi-inmóvil, sin práctica discontinuidad ni cambio sustancial, con su persistente devaluación de los acontecimientos políticos y de las actividades propositivas humanas, reflejaba la radicalización extrema del matizado determinismo geográfico de sus maestros de entreguerras. Basta recordar algunas de sus proclamas al respecto: «una de las superioridades francesas en las ciencias sociales es esa escala geográfica»; «Geografía en primer lugar»; «retengamos la fragilidad congénita de los hombres frente a las fuerzas colosales de la naturaleza»; «si se quiere comprender la larga duración, lo más fácil es evocar la necesidad geográfica». En consonancia con esas tesis y postulados, el trabajo de Braudel sobre el Mediterráneo no presentaba y trataba a los acontecimientos (políticos, bélicos, diplomáticos) como síntomas de fenómenos más profundos en una dialéctica tripartita con las estructuras y las coyunturas. Más bien los presentaba como apéndices sin nexo necesario, como «espuma superficial» cambiante y desconcertante, relatados de un modo tradicional según su confesión propia: «(en esta tercera parte), Leopold von Ranke reconocería sus consejos, su manera de escribir y de pensar».

Y en esta operación de evacuación de la historicidad y del protagonismo humano, individual o colectivo («la política no hace otra cosa que calcar una realidad subyacente»), residía la triste e irónica paradoja de la labor historiográfica de Braudel, a pesar de la simultánea retórica en favor de una «historia total» omnicomprensiva de los tres planos y tiempos. Ante todo, porque esa teoría y su obra paradigmática (La Méditerranée...) fueron concebidas mientras Braudel era prisionero de guerra en un campo de concentración alemán tras la caída y ocupación de Francia en junio de 1940. De modo que, en un momento en que decisiones políticas y militares por parte de los dirigentes de la Alemania hitleriana habían acabado con un régimen francés de considerable «larga duración» (la Tercera República Francesa) y amenazaban con destruir una tradición política occidental de aún mayor duración (el liberalismo representativo y democrático), la historia de Braudel privilegiaba una perspectiva temporal que rebajaba y devaluaba la importancia de los «acontecimientos» políticos y militares y de las decisiones humanas conscientes y meditadas. Antes de su ejecución por participar en actividades de la resistencia antinazi, Bloch había llamado la atención de sus colegas contra el patente descuido de su generación en el análisis histórico de los fenómenos políticos fascista y nazi. Sin embargo, después de la derrota de las potencias del Eje y tras el descubrimiento de la inconcebible barbarie perpetrada en los campos de exterminio como Auschwitz, de la mano de Braudel se operaría el triunfo de esta perspectiva historiográfica que minimizaba la importancia de los individuos y de las ideas en un curso histórico sólo interpretable «científicamente» desde la «larga duración» y quizá desde la «coyuntura».

En cualquier caso, siguiendo el paradigma historiográfico braudeliano (basado en «férreas limitaciones de malthusianismo y ecología», según la crítica posterior del historiador británico Lawrence Stone), la pléyade de historiadores de Annales se volcó a estudiar, con métodos y técnicas innovadoras, procesos de larga y media duración sobre marcos geográficos precisos, así como asuntos poco tradicionales y siempre metapolíticos. En el plazo de dos décadas, el fenómeno había producido, como mínimo, dos consecuencias diferentes pero conexas.

En primer lugar, los «annalistas» acudieron a la estadística como único medio para penetrar y descubrir la «larga duración» o la «coyuntura». Y así se constituyó la «historia serial», definida por Pierre Chaunu como «una historia interesada menos por los hechos inviduales... que por los elementos que pueden ser integrados en una serie homogénea». Emmanuel Le Roy Ladurie, en una época el portavoz más extremo de esta tendencia, expresó terminantemente el sentido de ese giro: «la historia que no es cuantificable no puede llamarse científica»; y «(la cuantificación) ha condenado virtualmente a muerte la historia narrativa de acontecimientos y la biografía individual». El consecuente fetichismo del número y la serie produjo sus mejores frutos en el campo de la demografía y la economía histórica (bautismos, testamentos, rentas, precios...) para la época moderna (siempre que se dispusiera de fuentes suficientes y mínimamente fiables para confeccionar tales series). Pero también generó un uso imprudente y poco juicioso de la cuantificación en otros ámbitos históricos, con resultados de sentido absurdo, faltos de interés u ofrecidos como estructuras históricas de explicación inexistente o inefable (magníficamente parodiados por Carlo M. Cipolla en su libro Allegro ma non troppo, Barcelona, Crítica, 1991).

La segunda consecuencia del rumbo impreso por Braudel fue el redescubrimiento y ampliación del temario de la historia cultural bajo la rúbrica de «historia de las mentalidades», apoyándose en la diferención entre «ideología» (como sistema elaborado de creencias y conceptos que explican el mundo a quien la sustenta) y «mentalidad» (un complejo de opiniones y creencias colectivas inarticuladas, menos reflexivas y más «populares» y duraderas). Influenciados por el desarrollo de la psicología social y la antropología estructural, una parte de los historiadores de Annales se lanzó al estudio del nivel inconsciente de las prácticas sociales y las representaciones colectivas, siempre con un aparato metodológico que tenía en la cuantificación estadística su medio y objetivo máximo. Los temas y tópicos de estudio cambiaron en consecuencia: además del estudio de producciones, precios, defunciones y matrimonios, se pasó al análisis de la actitud ante la muerte, los gustos de los lectores de libros, la piedad e impiedad religiosa, la sexualidad normalizada y marginada, la locura, el ocio y el bandidaje, &c.

De este modo, el característico privilegio de la historia económica y social en la escuela de Annales fue compartiendo primacía con una historia de las mentalidades concebida casi como antropología retrospectiva del ámbito de la cultura material y simbólica de las sociedades. Sin caer en el fetichismo del número, los medievalistas Georges Duby y Jacques Le Goff o el modernista Michel Vovelle se revelaron como maestros consumados en este campo y se ocuparon de subrayar la relación y vinculación entre el ámbito «cultural» y los otros ámbitos de actividad humana. Pero a su lado proliferaron los estudios de historia de la cultura popular y las mentalidades «en migajas», desprovistos de todo axioma de conexión con otras dimensiones socio-históricas y con los mismos vicios y defectos de su colega serial. Y todo ello bajo una conceptualización de la práctica histórica bien alejada ya del ideal braudeliano de la «historia total», que Pierre Nora se ocupó de sistematizar en 1974: «Vivimos una Historia en migajas, ecléctica, abierta a curiosidades que no hay que rechazar».

En todo caso, ambas corrientes también mantuvieron férreamente el rechazo a la dimensión política que siguió siendo el rasgo definitorio (¿quizá el único?) de la revista Annales hasta tiempos muy recientes. Con estas orientaciones teóricas y metodológicas tan discutibles (como mínimo), desde principios de la década de los setenta la importancia e influencia de Annales en el ámbito historiográfico internacional fue decreciendo en beneficio de otras corrientes renovadoras procedentes al comienzo, sobre todo, del área anglófona (la new social history y la new political history, por ejemplo) e italiana (la microhistoria). No en vano, en abierto contraste con los postulados braudelianos, estas nuevas corrientes se configuraban, ante todo, sobre la base de una revisión del papel de la dimensión política en el devenir histórico y en torno a una reconsideración de la importancia del sujeto, individual y colectivo, en esa evolución.

Como era natural y previsible, a la par que tenía lugar ese proceso de mutación historiográfica, el reconocimiento y prestigio de Braudel fue experimentando un declive irresistible y bien comprensible. Y, sin embargo, hay que reconocer sin ambages que una buena parte de la producción histórica universal de la segunda mitad del siglo XX está en deuda con su figura y su peculiar concepción del tiempo histórico. Por eso su nombre y su obra ocupan un lugar de honor en el universo historiográfico y cultural de la pasada centuria.

Obras de Fernando Braudel traducidas al español

El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II, México (D.F.), Fondo de Cultura Económica, 1953. Traducido por Mario Monteforte Toledo y Wenceslao Roces.

La Historia y las ciencias sociales, Madrid, Alianza, 1968.

Las civilizaciones actuales. Estudio de historia económica y social, Madrid, Tecnos, 1969.

Civilización material, economía y capitalismo. Siglos XVI-XVIII, Madrid, Alianza Editorial, 1974.

El Mediterráneo: el espacio y la historia, México (D.F.), Fondo de Cultura Económica, 1989.

Escritos sobre la historia, México (D.F.), Fondo de Cultura Económica, 1991.

La identidad de Francia: espacio geográfico e historia, Barcelona, Gedisa, 1993.

Bibliografía sobre Braudel y la escuela de Annales

Aguirre Rojas, Carlos Antonio. Fernand Braudel y las ciencias humanas, Barcelona, Montesinos, 1996.

La escuela de Annales, Madrid, Montesinos, 1999.

Burguière, André. «Historia de una historia: el nacimiento de Annales», en Nora Pagano y Pablo Buchbinder (compiladores), La historiografía francesa contemporánea, Buenos Aires, Biblos, 1993, pp. 79-100.

Burke, Peter. La revolución historiográfica francesa. La escuela de Annales, 1929-1989, Barcelona, Gedisa, 1993.

Cannon, John, «Braudel», en The Blackwell Dictionary of Historians, Oxford, Blackwell, 1988, pp. 50-51.

Clemente Ramos, Julián. «Consideraciones sobre la teoría histórica de la escuela de Annales», Anuario de Estudios Medievales, nº 19, 1989, pp. 17-25.

Chaunu, Pierre. «L’histoire sérielle. Bilan et perspectives», Revue historique, vol. 243, nº 2, 1970, pp. 297-320.

Historia cuantitativa, historia serial, México, Fondo de Cultura Económica, 1987.

Daix, Pierre. Braudel, París, Flammarion, 1995.

Dosse, François. La historia en migajas. De «Annales» a la «nueva Historia», Valencia, Institució Valenciana d’Estudis i Investigació, 1988.

― «La historiografía contemporánea en Francia», Historia Contemporánea, nº 7, 1992, pp. 17-30.

Fontana, Josep. «Ascens i decadencia de l’Escola dels Annales», Recerques, nº 4, 1974, pp. 283-298.

Glénisson, Jean, «France», en Georg Iggers y Harold T. Parker (editores), International Handbook of Historical Studies, Londres, Methuen, 1980, pp. 175-190.

Harsgor, Michael. «Total History: The Annales School», Journal of Contemporary History, vol. 13, 1978, pp. 1-13.

Hunt, Lynn. «French History in the Last Twenty Years: The Rise and Fall of the Annales School», Journal of Contemporary History, vol. 21, 1986, pp. 209-224.

Le Roy Ladurie, Emmanuel. Le territoire de l’historien, París, Gallimard, 1973, 2 vols.

Stoianovich, Traian. French Historical Method: the «Annales» paradigm, Ithaca (N.Y.), Cornell University Press, 1976.

Vázquez García, Francisco. Estudios de teoría y metodología del saber histórico. De la escuela histórica alemana al grupo de los «Annales», Cádiz, Universidad de Cádiz, 1989.

Wallerstein, Immanuel, «Fernand Braudel. Homme de la Conjoncture», en N. Pagano y P. Buchbinder (comp.), La historiografía francesa contemporánea, Buenos Aires, Biblos, 1993, pp. 131-151.

 http://www.scribd.com/doc/15000122/Braudel-La-larga-duracion

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres